ENGLISH | ESPAŅOL
  • Follow us on FaceBook
  • Follow us on FaceBook
  • Follow our Blog
  • Follow us on YouTube
  • Click here to see the upcoming events!

Desintoxica tu cuerpo naturalmente con saltos, jugos y limpiezas

EJERCICIO DE REBOTE

Tus células ¿Necesitan Rebotar?

Nadie cuestionaría que el ejercicio ayuda a fortalecer los músculos, aquellos músculos esqueléticos que llamamos voluntarios. Los clubes y programas de ejercicio, libros y artículos de revistas hablan mucho sobre la habilidad que tienen estos músculos para fortalecerse con mayor resistencia, pero ¿acaso son las únicas células que mejoran con el ejercicio?

Las otras dos clasificaciones de músculos, involuntarios y cardiacos están hechos de células que tienen mucho del mismo material. Todas las células musculares tienen la habilidad de contraerse, si se les aplica algún tipo de mayor estimulación física. Los ejercicios aeróbicos están diseñados específicamente para fortalecer las células del corazón y las células de las paredes de las arterias haciéndolas más fuertes y elásticas.

Las personas que se ejercitan con regularidad encuentran que su piel (el mayor órgano de su cuerpo) está más fuerte y joven. Las células epiteliales no son musculares per si reaccionan a diversos tipos de estimulación.
La falta de ejercicio debilita los huesos del sistema óseo mientras que un programa de ejercicio vigoroso causa que los huesos requieran más material óseo del fluido extra-celular y lo depositen en la matriz ósea, haciendo que los huesos se mineralicen, densifiquen y fortalezcan.

Los músculos de células anti-gravedad (músculos de la postura) son retados por cualquier tipo de movimiento constante del cuerpo y las células del sistema vestibular del oído interno se ajustan a la actividad física. Bien estimuladas, las células de los mecanismos de balance se vuelven más sensibles a todo movimiento corporal. Mejor equilibrio, coordinación y ritmo son el resultado.

La visión es un talento y como tal, puede mejorarse a través del ejercicio y la correcta estimulación. Desde que nacemos hasta que morimos, estamos ejercitando constantemente las células en nuestros ojos. Tristemente, no pensamos en la vista como una manera de ejercitarnos, la mayoría de la gente nunca se concentra en ejercitar las células de sus ojos; prefieren compensar la debilidad con lentes. Los terapeutas de visión han utilizado el trampolín de manera muy exitosa para fortalecer las células de los ojos y mejorar la visión por más de cuarenta años.

En el pasado se creía que el tejido conectivo en los ligamentos y los tendones, no reaccionaba al ejercicio, pero ahora se sabe que esto no es cierto. Aunque el tejido conectivo reacciona de manera diferente y posiblemente más lenta que la de los músculos y huesos, hoy se ha aceptado que el ejercicio fortalece y aprieta los ligamentos del cuerpo.
La manera en la que aprendemos o adquirimos conocimiento es estimulando el cerebro. Las células cerebrales del cerebelo están monitoreando contantemente los movimientos de todos los músculos esqueléticos.

Típicamente, cuando una persona realiza por primera vez una nueva actividad motriz, casi siempre es incorrecta. Pero una vez que la realiza muchas veces, estos movimientos individuales se vuelven progresivamente más precisos, a veces requiriendo solo algunos movimientos antes de que el resultado deseado se logre. Sabemos que el cerebro aumenta el número de sinapsis o conexiones de una neurona a la otra en personas que están involucradas en un programa activo de ejercicio.

Las células sanguíneas blancas del sistema inmunológico se mueven más rápido por el cuerpo- hasta quince veces más rápido durante e inmediatamente después de un programa de ejercicio vigoroso. No solo eso sino que se vuelven más numerosas- hasta tres veces más de lo normal. Las células blancas tienen la habilidad de fortalecerse individualmente, por lo que en lo colectivo, entre más existan, mayor es su capacidad defensiva. Estudios revelan que un programa de ejercicio regular reducirá tu posibilidad de cáncer hasta en un 40%.

¿Porqué rebotar funciona mejor que otros ejercicios?

Porque combina un programa de aceleración cardiaca con movimientos de fuerza corporal que tonificarán todos tus músculos y te harán quemar grasa. Los músculos son los quemadores de grasa de tu cuerpo. Le dan forma a tu cuerpo, te hacen moverte, te dan fuerza y energía. Entre más activos estén tus músculos, más fuertes se vuelven. Y cuando estén fuertes y activos, quemas más calorías.

Un ejemplo de una persona de 75 kg que pasa una hora en un trampolín quemará como 410 calorías; la misma persona trotando por una hora (a 5 millas por hora) quemará solamente 355 calorías.
Para los mejores resultados de tonificación y pérdida de peso, rebota por 30 minutos o más dos veces a la semana. Luego de unas pocas semanas, notarás cambios en tu cuerpo que atraerán la atención de todos.

Antes de discutir el programa básico de ejercicio utilizado en un trampolín, primero hablemos de qué debes hacer antes de comenzar. Comenzarás tu rutina con una serie de ejercicios de calentamiento diseñados para el trampolín. Tendrás que regresar a estos ejercicios una vez que completes tu rutina básica para realizarlos como ejercicios de enfriamiento. Una vez completado tu enfriamiento, tendrás que hacer una serie de ejercicios de estiramiento para asegurarte de reducir tu riesgo de lastimarte cualquier articulación o músculo durante la rutina.

El propósito de los ejercicios de enfriamiento es asegurar que los músculos de tu cuerpo se relajen después de trabajarlos tan duro. Sin embargo; sigue los ejercicios como se indica a continuación y no excedas de 5 minutos durante el calentamiento o enfriamiento. Recuerda que estos ejercicios han sido diseñados para el mini-trampolín y si los sigues correctamente verás una pérdida estable dentro de seis a ocho semanas.

La rutina de ejercicios básica diseñada para una pérdida de peso estable


Rebote Saludable: Los rebotes saludables en el trampolín son rebotes muy suaves porque los pies no dejan el piso. Se llaman saludables por el efecto fisiológico que tiene en el sistema linfático y las venas del sistema cardiovascular del cuerpo. El sistema linfático (a veces conocido como la aspiradora interna) no está conectado al corazón.

El fluido linfático dentro del sistema linfático depende de miles de válvulas unidireccionales para circular. La actividad sube y baja de este rebote suave estipula la apertura y cierre de las válvulas unidireccionales incrementando el flujo linfático de cinco a quince veces. Esto provoca succión en las millones de terminales linfáticas de todo el cuerpo. La circulación linfática es absolutamente una función esencial, sin ella te morirías en las próximas 24 horas. El rebote saludable es genial para ejercicios de calentamiento y enfriamiento.


Rebote Aeróbico: Luego de calentar con el rebote saludable, estás listo para el rebote aeróbico. Un pie a la vez deja el suelo. Párate en el centro del trampolín y comienza a caminar, trotar y correr en tu lugar. Esto puede hacerse ya sea inclinándote hacia atrás levemente y levantando tus rodillas una a la vez en frente de ti, o inclinándote hacia adelante levemente y aventando tus pies hacia atrás. No es necesario esperar a que el trampolín rebote tus piernas. Muévete a tu propia velocidad. Como es menos traumático que trotar en una superficie dura, no sentirás los efectos de la fatiga igual que si hubieses corrido en piso firme.

 

 


 

 

Rebote de fuerza: Brinca de manera que ambos pies dejen el suelo al mismo tiempo. La carga vertical de la aceleración, desaceleración y gravedad crea un incremento en la fuerza G al que todas células del cuerpo se tienen que ajustar: de tal manera que cada célula se fortalece de manera individual. Esto se conoce como un ejercicio celular.
Muchos atletas usan el rebote de fuerza para mejorar el tono muscular y fortalecer todas las partes del cuerpo que no se ejercitan en un ejercicio convencional. Con cada rebote, tu cuerpo está momentáneamente en caída libre. Este rebote te permite cambiar las posiciones de tu cuerpo y pies, para poder crear una rutina de baile mientras disfrutas de un ejercicio completo.

 

 

 

Rebote Sentado: Rebotar mientras sentado es genial para los músculos abdominales, lumbares, troncales y los muslos. También se utiliza para rehabilitación.