ENGLISH | ESPAŅOL
  • Follow us on FaceBook
  • Follow us on FaceBook
  • Follow our Blog
  • Follow us on YouTube
  • Click here to see the upcoming events!

Desintoxica tu cuerpo naturalmente con saltos, jugos y limpiezas

PIERDE PESO Y GANA FUERZA

¡Rebota lejos de esos kilos de más!

Los ejercicios de trampolín que vamos a discutir a continuación son una gran manera de lograr una pérdida de peso estable.
Si quieres perder peso, piensa en rebotar. Es un moderno ejercicio que te hace sentir bien, quemar calorías y tonificar tus zonas problemáticas. Trabaja al mismo tiempo tus brazos, glúteos, muslos, pecho abdomen, tríceps, bíceps y pantorrillas. Además, quema más calorías por hora que trotar, correr y hacer aerobics sin poner estrés extra en tus articulaciones.

Todo tu cuerpo recibe más de 5000 impulsos o contracciones musculares por hora

Cada vez que aterrizas en un rebotador tu cuerpo y células quieren colapsar al impacto. Para no colapsar o desmoronarse al impacto, tus celulas deben resistir. Esta resistencia es lo que fortalece. En el trampolín tu rebotas de 90 a 120 veces por minuto o más (90 rebotes x 60 minutos= 5400 rebotes, brincos, impulsos, estreses, contracciones musculares o resistencias por hora. Recuerda esto: todas y cada una de las células de tu cuerpo se están fortaleciendo al mismo tiempo. TODAS las areas de tu cuerpo, tu cara, tus piernas, brazos, pantorrillas, cintura, espalda, hombros, pecho, corazón, pulmones, hígado, riñones, vejiga y todos los órganos internos están fortaleciéndose y volviéndose más saludables al mismo tiempo. Tu estás ejercitando todo tu cuerpo como una sola unidad, y así es como debería de ser el ejercicio, no solamente enfocado a grupos musculares aislados. Al mismo tiempo, tu sistema linfático está trabajando para remover los venenos y toxinas, dándote un doble beneficio.

Rebotar y los beneficios al sistema inmunológico

El movimiento de rebotar estimula todos los órganos internos, mueve el líquido encéfalo-raquídeo y es benéfico para los intestinos. Muchas células inmunológicas como los linfocitos T y macrófagos se propagan como amibas. Estas células contienen moléculas idénticas al tejido muscular. Todas las células del cuerpo se fortalecen en respuesta a una fuerza G que se incrementa durante los rebotes y este ejercicio celular resulta en que las células inmunológicas están hasta 5 veces más activas. Estas células son responsables de comerse virus, bacterias y hasta células cancerígenas, por lo que es muy bueno que estén activas. Brincar en un mini-trampolín directamente fortalece el sistema inmune.

Ejercita todo tu cuerpo sin poner más estrés en tus ya estresadas articulaciones

Cuando rebotas, estás trabajando con la gravedad, aceleración y desaceleración, lo que hace que tu cuerpo se tonifique como aquél de un bailarín, sin engrosar tus músculos. Es como utilizar técnicas de Pilates, porque estás trabajando con la gravedad. La fuerza de gravedad aumenta tu peso corporal. Cuando estás en el aire, tu peso corporal aumenta, por lo que tu cuerpo tiene que trabajar más. Es esto por lo que con una rutina de rebotes puedes quemar hasta 700 calorías por hora. Correr en el trampolín por 20 minutos, es el equivalente a correr tres millas.

Este ejercicio de bajo impacto le quita lo desgastante a trotar. La mayor desventaja de trotar es el estrés físico que sufren nuestras extremidades inferiores y pies. El trabajo de la fuerza G es increíble al grado que pueden CUADRUPLICAR el peso corporal del trotador. Por ejemplo, una persona de 75 kg puede poner hasta 300 kg de presión en sus articulaciones cada vez que su pie toca el suelo.

Usar el trampolín elimina hasta el 80% del estrés en tus articulaciones. Rebotar es una excelente opción para adultos mayores, para aquellos físicamente imposibilitados o quienes se recuperan de accidentes y lastimaduras. También es una excelente opción para aquellos que han sido sedentarios y comienzan un programa de ejercicio.

Rebotar fortalece tus células porque en el pico de cada rebote, cada célula en tu cuerpo está suspendida por milésimas de segundo en un estado de ingravidez. Al fondo de cada rebote, cada célula en tu cuerpo está recibiendo de dos a cuatro veces la fuerza gravitacional normal. Es lo mismo que pesar de dos a cuatro veces más que tu peso normal. Puedes demostrar este efecto parándote en tu báscula del baño. Cuando rebotas ligeramente en tu báscula registrarás más peso que cuando te paras quito. Cuando rebotas tu peso corporal incrementa debido a la fuerza de desaceleración. Esta fuerza causa que las células se fortalezcan. Como cada célula se estresa, cada una se fortalece.

Reduce los signos y síntomas del envejecimiento

Sabemos que lo has oído anteriormente pero es cierto. Rebotar reducirá los signos y síntomas de envejecer. Tonificará y reafirmará tu piel, mejorara su textura, limpiará impurezas, incrementará tu vitalidad y vigor, te dejará viéndote más joven y sintiéndote genial.

Cuando rebotas, cada célula incluyendo tu piel se ejercita. El gentil movimiento de rebotar tonifica, fortalece y acondiciona tus células, haciendo cada una más fuerte y más eficiente. Esto no solamente estimula el flujo sanguíneo y elimina toxinas dañinas, sino que también purifica tu piel de los depósitos grasos que hacen que cuelgue. Sin saberlo, le estás dando a tu piel un masaje reafirmante y un lifting facial.

Ejercitarte en un trampolín fortalece cada músculo, tejido orgánico y célula de tu cuerpo. Simultáneamente, cada célula en tu cuerpo se ejercita, desde tu cabeza hasta la punta de los dedos de tus pies. ¡CADA CÉLULA! La mayoría de los otros programas de ejercicio están diseñados para fortalecer únicamente tus músculos voluntarios o grupos musculares aislados. Rebotar fortalece todo tu cuerpo de adentro hacia afuera, incluyendo las células en tu hígado, riñones, vejiga, corazón y pulmones. Externamente, tu piel se hará sedosa, se reafirmará y te verás más joven. Rebotar reducirá líneas y arrugas; obtendrás un lifting facial natural.

Si realmente te quieres ver y sentir mejor, rebotar es para ti. Mejorará tu complexión, reafirmará y tonificará la piel floja y reducirá tu riesgo de osteoporosis. En el largo plazo, reducirá tu riesgo de enfermedad.
Rebotar fortalece tu corazón y pulmones, previniendo enfermedades cardiacas.

El corazón es fortalecido al incrementar el pulso y al estresar cada célula que hace que tu corazón esté fuerte. También fortaleciendo tus piernas ya que actúan como una bomba auxiliar al sistema cardio-vascular. Unas piernas fuertes quitan mucha carga al corazón.

Mejor balance y mayor coordinación

Uno de los beneficios más importantes de rebotar está en el desarrollo de un balance corporal. Cuando te paras en suelo firme, uno puede evitar problemas de balance. Pero cuando subes a la superficie de un trampolín, debes ubicar nuevos y cambiantes centros de gravedad. Práctica continua en el trampolín te hace desarrollar habilidades y experiencia en detectar y mantener un balance apropiado.

El trampolín es la mejor herramienta disponible para desarrollar coordinación total. Cualquiera se beneficiará más de este ejercicio por si solo que de cualquier otro ejercicio. Estudios han demostrado el tremendo valor de brincar sobre el trampolín regularmente. Cambios increíbles en coordinación y desarrollo como la tonificación del cuerpo, control muscular y postura son notables. La fascinación nunca termina porque uno siempre puede progresar.

Rebotar es el programa perfecto de entrenamiento

Si crees que un entrenamiento de fortalecimiento solamente se trata de hacer pesas, piénsalo mejor. Hoy, un estimado de 24 millones de americanos, 90% de ellas mujeres, atienden a clases de aerobics, convencidas de estar perfeccionando sus cuerpos. Encontraron que el 76% de los instructores se habían lastimado mientras enseñaban sus clases. También encontraron que por lo menos el 47% de sus alumnos se lastimaban. La verdad es que los ejercicios de rebote, cuando se realizan correctamente, proveerán de los mismos beneficios cardiovasculares y musculo esqueléticos que levantar pesas sin ponerle estrés a tu cuerpo. Cuando rebotas, todos tus músculos son fortalecidos y tonificados. Tus hombros, bíceps, espalda alta, espalda baja, brazos, pecho, abdomen, tríceps, glúteos, muslos y pantorrillas- todas al mismo tiempo. Y como los músculos son controladores clave de la glucosa sanguínea y niveles de colesterol e influyen en tu presión arterial, los ejercicios en el trampolín mejorarán tu salud cardiaca en cada rebote.

Incorpora los ejercicios de rebote a tu programa de salud y ejercicio, y mejorarás tu fuerza general, balance, postura y salud cardiaca a cualquier edad y condición física. Cualquiera puede beneficiarse de entrenar en un trampolín. De hecho, los ejercicios de rebotar son excelentes para adultos mayores que quieren mantener el largo y tamaño de sus huesos- quienes tienden a disminuir con la edad. Los ejercicios en el mini-trampolín también fortalecen los músculos de la espalda baja, reduciendo dolor lumbar y discapacidad y protege contra el desarrollo de osteoporosis y fractura de huesos.