ENGLISH | ESPAŅOL
  • Follow us on FaceBook
  • Follow us on FaceBook
  • Follow our Blog
  • Follow us on YouTube
  • Click here to see the upcoming events!

Desintoxica tu cuerpo naturalmente con saltos, jugos y limpiezas

TU SISTEMA LINFÁTICO ES UN SISTEMA VITAL DEL CUERPO

Es interactivo con todos los órganos y está directamente relacionado a la función y eficiencia inmunológica. Es un mecanismo protector y de defensa en contra de infecciones, bacterias, virus, hongos y enfermedades. Está compuesto por fluídos, asos, conductos y varios otros órganos y estructuras. Elimina toxinas, desechos, exceso de fluidos e infecciones de todos los tejidos del cuerpo a través del flujo adecuado y drenaje cuando este sistema tan esencial está funcionando al máximo.

El sistema linfático también está conectado a cada órgano del cuerpo pero su función es completamente diferente a la del sistema cardiovascular. Es el recolector de basura, la aspiradora interna que chupa la basura metabólica, las toxinas y el exceso de fluidos extracelulares de cada órgano. Si este flujo se daña, el fluido se vuelve denso y tóxico. Las partes del cuerpo que dependen de este para su eliminación se vuelven menos eficientes y más flojas mientras se llenan de sus propios desechos. Este sistema que antes daba vida, ahora se vuelve un campo fértil de infecciones. Cuando el fluido entra el torrente sanguíneo, como parte de un proceso natural, las infecciones se pueden extender a cualquier órgano o parte del cuerpo. Muchos virus, bacterias y parásitos permanecen atrapados en el sistema linfático cuando estas condiciones se presentan. El resultado: enfermedades físicas, degenerativas, envejecimiento precoz e inclusive la muerte.

El sistema linfático no está conectado al corazón, por lo que depende de otra actividad para crear el bombeo que necesita para circular. Los tres métodos más importantes de circulación linfática son: Masaje externo, actividad muscular y ejercicio vigoroso. El sistema linfático está lleno de millones de válvulas unidireccionales, lo que permite al líquido linfático ir en una sola dirección- generalmente hacia arriba, en contra de la gravedad. Casi todo puede estimular el movimiento del líquido linfático dentro de los vasos linfáticos si el sistema está saludable pero la manera más eficiente de estimular el flujo del líquido linfático es rebotando. Los rebotes rítmicos arriba-abajo provocan que todas las válvulas unidireccionales se abran y cierren simultáneamente, incrementando el flujo linfático hasta quince veces o más.

Hay varias maneras en las que el cuerpo elimina materia extraña de una parte del cuerpo a otra. Esto no solo sucede a través de los órganos excretores como el intestino, los riñones o los pulmones, como muchos podríamos pensar… también sucede vía las articulaciones, el sistema linfático, o la piel, por ejemplo. Cuando una sustancia extraña está presente, la primera reacción del cuerpo es expulsarla o eliminarla. Cuando esta eliminación se ve obstaculizada por las medicinas tradicionales, medicamentos o algunas terapias, algo de la materia extraña se suprime ( o regresa al sistema). Entonces, aquellos organismos o sustancias que el cuerpo intentó eliminar inteligentemente, quedan almacenados en el cuerpo y en un sinnúmero de lugares y provocan un sinnúmero de síntomas. Cuando este proceso ocurre y la eliminación se ve bloqueada, el cuerpo se vuelve tóxico. Cuando diez toxinas no pueden ser removidas debido a congestión o bloqueos, el proceso degenerativo de la enfermedad comienza.

Los síntomas: Muchas personas tienen un sistema linfático congestionado y aún no lo saben. En estos tiempos en nuestro país, el sistema linfático es el más ignorado del cuerpo humano. En Europa, la estimulación del flujo linfático es el cuarto tratamiento médico más comúnmente recetado. La mayoría de los médicos mexicanos y americanos ni siquiera consideran el papel del sistema linfático como crítico a la hora de prevenir una enfermedad o su importancia en el proceso curativo general. Algunos órganos que forman parte del sistema linfático son los ganglios y venas linfáticas, las amígdalas, adenoides, apéndice y bazo… ¡ya sabrás lo que les pasa a estos órganos cada vez que un cirujano se les acerca! La inflamación de los ganglios, familiar para la mayoría de nosotros, es un síntoma de que los ganglios están bloqueados, lo cual indica una ruptura en el funcionamiento mecánico del sistema linfático. Otros ejemplos de síntomas que nos avisan de un sistema linfático congestionado son:

"Article by Doctor Samuel West

Bienestar Cardiovascular

Ejercitarte en el trampolín disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares en tres formas:

  1. Mediante el fortalecimiento de las piernas para que actúen como una bomba auxiliar para el sistema cardiovascular. Esto disminuye la presión sobre el corazón.
  2. El aumento en el pulso fortalece el corazón.
  3. El fortalecimiento del sistema muscular voluntario e involuntario hace que todo el sistema trabaje de forma más eficiente.

Aumenta la circulación linfática

El sistema linfático del cuerpo es una red de vasos que transporta nutrientes y drena los productos tóxicos de los tejidos. No tiene un mecanismo de bombeo propio y depende de presión externa, incluyendo respiración y contracción para impulsar su contenido a través de un sistema de válvulas linfáticas unidireccionales. El uso del trampolín ayuda al sistema linfático a eliminar toxinas, aumentando la fuerza gravitacional mientras rebota.

Así es cómo funciona:

En la parte baja del rebote cuando la fuerza de gravedad está en su máximo, las válvulas se cierran y exprimen las toxinas fuera de entre las células. Cuando el cuerpo sube en el rebote, las válvulas siguen cerradas, las toxinas se desprenden de las células y los nutrientes pasan a las células. En la parte alta del rebote, el cuerpo no tiene peso y las válvulas se abren; cuando el cuerpo deciende, el líquido fluye. Las toxinas son arrastradas fuera de las células y eliminadas por el sistema linfático. Esto aumenta considerablemente el nivel de salud.

Rebotar es bueno para el sistema linfático

El ejercicio del mini-trampolín “es la mejor manera de circular el líquido linfático” como lo dijo el autor Doctor Samuel West. El afirma que “si el sistema linfático funciona correctamente, es imposible enfermarse”.

Human body

¿Cómo mejora el ejercicio de mini-trampolín el funcionamiento del sistema linfático?- El sistema linfático o inmune circula líquido linfático a través de un sistema de tubos parecidos a venas o arterias. Estos tubos incluyen una serie de válvulas unidireccionales. Rebotar en un trampolín varía la presión en este sistema, haciendo que las válvulas se abran y cierren. En la parte baja del rebote, el incremento en la presión cierra las válvulas; en la parte alta, la falta de presión las abre. Esto permite que el líquido linfático fluya libremente. La acción de rebotar también bombea el fluido linfático.

Puesto de manera más simple “rebotar bombea el fluido linfático y abre las válvulas linfáticas, permitiendo que el fluido linfático circule de manera apropiada”.

El ejercicio en el mini-trampolín es la mejor actividad en el mundo para mejorar el sistema linfático. Altamente recomendado para pacientes con cáncer, para aquellos que son sometidos a quimioterapias o quien tenga edema linfático.

El cuerpo humano se tiene que mover, el sistema linfático baña cada célula, llevando nutrientes hacia la célula y eliminando los desechos. Contrario a la sangre, quien es bombeada por el corazón, el líquido linfático es totalmente dependiente del ejercicio físico para trasladarse. Sin un movimiento adecuado, las células se quedan detenidas en sus propios desechos y hambrientas de nutrientes, una situación que contribuye a artritis, cáncer y otras enfermedades degenerativas, así como el envejecimiento. Ejercicio vigoroso como el de rebotar, aumenta el flujo linfático entre 15 y 30 veces.

El fluido linfático se mueve a través de canales llamados “vasos” que están llenos de válvulas unidireccionales, por lo que el líquido linfático siempre se mueve en la misma dirección. Los principales vasos linfáticos corren por las piernas, brazos y torso. Es por esto que el movimiento hacia arriba y hacia debajo de rebotar es tan eficiente para bombear el líquido linfático.

Rebotar ayuda a mover el líquido linfático

Uno de los beneficios especiales de rebotar es su habilidad para mejorar el flujo en el sistema linfático. El sistema linfático es el basurero metabólico del cuerpo. Limpia al cuerpo de toxinas, sustancias fatigantes, células muertas, células cancerígenas, desechos nitrogenados, proteína atrapada, glóbulos adiposos, bacterias patógenas, virus infecciosos, sustancias ajenas, metales pesados y otras basuras que las células desechan.

Un flujo estancado o inadecuado de la linfa está asociado con la aparición de muchos síntomas y enfermedades incluyendo bursitis en los hombros, juanetes, rigidez articular, espasmos de tejidos blandos, piel seca y escamosa, mal aliento, olores del cuerpo, letargo, depresión y cáncer. A diferencia del sistema circulatorio con el corazón como su bomba, el sistema linfático carece de una bomba para mover el líquido. Es vital que el líquido linfático continúe fluyendo a fin de eliminar los residuos del organismo. El flujo depende de contracciones musculares y movimientos corporales, masajes y otras formas de compresión y gravedad. Una de las mejores maneras de estimular este flujo es ejercitándonos.

Human shoulder

El sistema linfático consta de ganglios linfáticos, los cuales son grupos de tejido inmune que funcionan como filtros o “estaciones de inspección” para la detección de sustancias extrañas y potencialmente dañinas en el líquido linfático. Actuando como bolsas de filtro esponjoso, los ganglios son parte del sistema linfático quien es el drenaje maestro del cuerpo. El cuerpo tiene docenas de ganglios linfáticos, mayormente agrupados en el cuello, axilas, pecho, ingle y abdomen.

Efecto benéfico en el sistema linfático

Human shoulder

¿Porqué rebotar es tan benéfico? Rebotar en un mini-trampolín afecta cada órgano y está directamente relacionado a la eficacia del sistema linfático y de su función inmune. El sistema linfático es un mecanismo de defensa en contra de las infecciones, los virus, las bacterias y las enfermedades. Está compuesto de líquido, vasos y conductos. Cuando nuestro sistema linfático funciona a su máximo, elimina las toxinas que absorbemos del medio ambiente, desechos e infecciones y contribuye a nuestra salud en general.

Cuando mencionamos el sistema cardiovascular, la mayoría de las personas tienen una idea general de qué es y cómo funciona. Sin embargo, a pesar de que el sistema linfático es de vital importancia para nuestra salud, la mayoría de las personas no lo entienden o siquiera saben qué es.

El sistema cardiovascular lleva oxígeno y nutrientes a todas las células del cuerpo y está conectado a una bomba muy fuerte- el corazón.